miércoles, junio 28, 2017

¡ Muy bien !

Hasta hoy he reprimido varias veces el deseo de escribir sobre este ¡muy bien! que frecuentemente oigo que dedican algunos padres-madres, más bien añosos-añosas que jóvenes-jóvenas, a sus polluelos-polluelas, que por cierto también suelen ser únicos-únicas. ¡Para que no se diga!

Soy débil, lo reconozco, y al final he caído y aquí estoy intentando describir la sensación que me produce oír un ¡muy bien! con un tono general de sorpresa, que no viene a cuento excepto como motivación ante las primeras vocalizaciones, los primeros pasos o los primeros lo que sea de la primera infancia. Ah, en catalán, es ¡molt bé!, que desde aquí quiero humildemente dejar de oprimir a Oriol Junqueras y Puigdemont.

Es posible que dedicar tanto ¡muy bien! a las más nimias y cotidianas cosas que puede hacer un infante refleje, entre otras cosas, una inmadurez en quién las pronuncia y un elevado desconocimiento de cómo funciona la Psicología Evolutiva, al menos en tramo que va desde los 1 o 2 a los 14 o 16 años.

El uso de la frase en cuanto reconocimiento y aceptación de nuevas conductas o comportamientos aprendidos, generalmente dificultosos, es encomiable y motivador, pero su abuso puede ser contraproducente.

Si los padres manifiestan una alegría exagerada ante cualquier cosa que hace el niño por anodina que sea, ¿qué harán cuando el niño haga algo que  requiera un reconocimiento en base a la dificultad, el tesón o lo que sea, que haya hecho? ¿Utilizarán el ya desgastado ¡muy bien! banalizado de tanto uso? ¿Cómo estirar el lenguaje más allá de la cota óptima? O bien ¿han pensado que su hijo es incapaz de logros dignos de una motivación justificada?

Es más, ¿no estará ese aplauso regalado frenando o taponando su afán de superación e iniciativa?, ¿no se planteará el niño que la imagen que tienen de él no es real e incluso que lo están valorando por debajo de lo que  se merece?

Resultaría bastante patético ver a un niño de 7 u 8 años llamando la atención al padre diciéndole algo así como “No te pases papa, ya me dirás ¡muy bien! cuando me lo merezca, cuando haga las cosas mejor. Que sé hacerlas”.

Estos padres “muybienistas” con un buen nivel cultural y socio-laboral, quieren mucho a sus hijos. No como otros. Tanto, que pueden fabricarles una burbuja para ser felices todo el rato, prolongando su infancia sine die. Padres hiperpreocupados por el deleite constante e inmediato de sus hijos instalados sólo en el aquí y ahora; sobreprotectores que dan respuesta a la necesidad antes de que ésta exista, incluso creando la necesidad con tal de satisfacerla y mostrar(se) su entrega y su amor o su amorfidad (según como se mire). No suelen decir no por frustrante, lo que incluye la sobreabundancia de caprichos. Ellos dicen ser positivos. Y yo, prácticos. Con la lectura de un manual de ser padres y sustituir el sentido común por las sentencias de los mediadores entre los grandes de la Psicología y la práctica cotidiana, tienen bastante.

Estamos teniendo un problema con la sobre-protección y también estamos comenzando a ver los efectos negativos asociados a ella, algunos de los cuales, y sin ánimo de ser muy exhaustivo, podrían ser los siguientes: 
. Desajustes en la percepción de la realidad tal cual es.
. Retraso en la asunción de que lo real solo es un pequeño subconjunto de lo posible, y que no todo lo posible es real. Piaget situaba el comienzo de este pensamiento maduro en la adolescencia… pero se va retrasando…
. Dificultades en la asunción de responsabilidades asociadas a sus propias  acciones y falta de sincronía entre derechos y deberes.
. Bajo nivel de tolerancia a la frustración por persistencia de la burbuja donde  la frustración no existía o estaba minimizada.
. Niveles de autoestima muy bajos fundamentados en la carencia de esfuerzo para conseguir logros y metas. El esfuerzo parece proscrito en la infancia, y no sólo en ella.

¿Para qué leer a Freud, Vigotsky, Piaget, Brunner u otros con lo espesos que son, si los intérpretes ya nos los dan leídos y subrayados, con las frases justas de lo que necesitamos para educar entre algodones y con criterios enmarcados en la corrección política que evita confundirnos al leer, al pensar y al decidir?

¿Por qué leer la Biblia si no me interesa la Biblia sino sólo que los demás piensen que la he leído? Para eso con un tweet sobre ella me sobra… y me ahorro mucho tiempo.

Sólo hay un par de peros. 
El primero, que un hijo no es una Biblia de la se puede pasar, sino alguien querido y necesitado de ayuda, cuya educación suele basarse en administrarle sabiamente los NOES que necesita… hasta que él mismo pueda relevarnos.
El segundo, que los problemas derivados de la sobre-protección suelen presentar un abordaje terapéutico muy complejo y que no siempre es posible garantizar el éxito.

Casi es preferible confundirse uno mismo un poco de vez en cuando y corregir desde el sentido común que nos quede, a poner el piloto de la modernidad pedagógica predicada desde los púlpitos televisivos en los que tanto los padres como los hijos como su educación, no dejan de ser una mera mercancía que se intercambia en favor de la cotas de audiencia.

Juan Antonio Cordero




lunes, mayo 29, 2017

Una cutrez vial

No voy mucho a la ciudad donde nací pero quiero ejercer mi derecho relativo a opinar sobre las cosas que en Astorga ocurren, que yo veo que ocurren, y que tal vez tengan una explicación que desconozco, y que públicamente solicito a través de este medio.

Vaya por delante que no se trata de una descalificación global de la actuación, en este caso, del Ayuntamiento, sino de poner el foco en una situación para la que no logro encontrar, puesto en modo ciudadano, ni explicaciones ni justificaciones convincentes. Aunque lo he intentado.

En verano, supongo que en otras épocas también pero no puedo dar fe de ello, el Jardín se convierte en un lugar tranquilo y atractivo para tomar unas cañas mientras miras la prensa,  hablas con amigos, escuchas la banda, paseas, o acompañas a tus hijos o nietos a ver a Maese Villarejo. El Jardín de Astorga tiene sus diferentes públicos según la hora, como las Ramblas de Barcelona.
También la Plaza de Santocildes se convierte en un punto de concentración de gente gracias a las terrazas de los bares y al campo de fútbol, con portería incluida, en que los pequeños, y no tanto, han convertido el resto de la plaza.

Tiene poca explicación que la ruta entre ambos puntos tan frecuentados, el Jardín y la Plaza, disponga de aceras tan estrechas... en el mejor de los casos. Estamos hablando de la calle de La Bañeza y la Calle del Jardín. Las aceras de la primera son muy reducidas. La de los impares, que es la ancha, no admite dos personas que se crucen y una ha de poner, al menos, un pie en la calzada. La de los pares es más bien simbólica, su ancho no da ni para una persona.
Es notoria la rivalidad entre Astorga y La Bañeza, como todos los buenos vecinos que se precien, pero vengarse de ellos con la estrechez de las aceras de su calle en Astorga..., la verdad, me parece excesivo.

Pero el problema no es este, no. Esto es un acercamiento al problema.

El problema es cuando la Bañeza, calle, llega a la Calle del Jardín y después desaparece pasando llamarse Bajada Postigo. Ahí, en plena curva, comienza un edificio nuevo con cocheras y bajos y desaparece también su minúscula acera de impares. Desaparecidas ya calle y acera, todo el tramo de la Calle Jardín hasta el mismo, ha de hacerse por la mitad de la calzada, que como todo el mundo sabe es la parte de la calle destinada a la circulación de los vehículos. Este tramo no tiene aceras. Y recuerdo la definición de acera: "Parte lateral de la calle u otra vía pública, pavimentada y ligeramente más elevada que la calzada, destinada al paso de peatones."

Es decir, los coches bien aparcaditos, el Ayuntamiento cobrando por ello y la gente, niños incluidos, por la mitad de la calzada sorteando el tráfico de los aparcamientos y el que viene desde la Biblioteca y que va dando y dando vueltas buscando un sitio gratis para aparcar, ¡ilusos!, o bien pretende salir por la Bajada del Postigo.

Si la obsesión recaudatoria disminuyera un poco y aumentara la gestión y el ahorro, tal vez, los ciudadanos podríamos estar más agradecidos a nuestros munícipes.

Tal vez con ese ahorro podrían devolvernos las aceras para acceder al Jardín o a la Plaza sin tener que competir con el coche en su terreno, en la calzada.

Tal vez no esté bien pensado eso de privatizar sin ton ni son, un acceso público, un camino, una acera.

Tal vez no esté demasiado bien quitarnos un servicio, que sabemos cuál es, para darnos otro genérico que desconocemos.

Porque... puestos a privatizar... y a optimizar la cosa pública, tal vez sería más provechoso para las arcas municipales que alquilaran el edificio del Ayuntamiento a la iniciativa privada e hicieran sus plenos en la mitad de la Plaza de Santocildes. Sería algo parecido a caminar sin aceras, por el medio de la calzada,... pero más rentable.

Tal vez... tendrían la sensación de no poder realizar bien sus tareas por no disponer del lugar adecuado. Igual que los peatones que van y vienen del Jardín. 

Tal vez la transparencia consista no solo en oír las críticas, sino en asumirlas y actuar en consecuencia, es decir, explicando y fundamentando lo que se hace. Y si no existen explicaciones y justificaciones serias... siempre queda el recurso de corregir. Corregir es duro, pero también es muy humano, y créanme, algunos, lo tendríamos muy en cuenta.

Atentamente


Juan A Cordero

sábado, mayo 27, 2017

La cota Mas.

Hablan los montañeros, con su jerga experta, de las cotas de altura como sinónimo de los niveles de preparación, entrenamiento y alcance de sus destrezas deportivas, que exigen un alto grado de sacrificio, entrega y sufrimiento necesarios para alcanzar las grandes cimas. Creo que la sensación de plenitud tras conseguir una meta está mas relacionada con el sacrificio, riesgo y esfuerzo por conseguirlo que con cualquier otra cosa, incluido el dinero.

De forma análoga a las cotas de altura de los montañeros, podríamos hablar también de las cotas de bajura de otros oficios, por ejemplo, los políticos. Sería algo así como pautar los niveles de degradación tipo por los que pueden discurrir ciertos comportamientos. Creo igualmente que la sensación de hacer el ridículo de forma tan coherente como perseverante, es decir, sin la más mínima sospecha de que se hace, debería ser analizada y tratada por profesionales expertos de la salud mental.

En 2010 Convergencia tenía 62 Diputados en el Parlament de Cataluña, y Mas, que se había caído del caballo, vio la luz. Se hizo independentista como los de ERC y, debió de pensar, me quedo con sus votos. A ello también contribuyó el CEO de la Generalitat... que hay quien dice que está pagado por Madrit.

Motores de la propaganda al 100%. Once de Septiembre de 2012. Fiestuqui indepe bien engrasada de subvenciones y con coreografía de Corea del Norte. El 25 de noviembre, aprovechando el aquelarre y la alta moral de la tropa, elecciones al Parlament. CDC pasa de 62 a 50 escaños. Eso tenía que haber sido suficiente para corregir el tiro en cualquier persona normal, pero no lo fue.

Contrariamente a toda lógica, se ponen los motores de la agitación al 120%, redoble de tambores y corrección del tiro para el lado contrario al que indicaba el sentido común. Nuevas elecciones al Parlament. Esta vez para el 27 de Septiembre de 2015, más cerca de la fiestuqui anual del 21 de Septiembre... no vaya a ser que actúe el efecto olvido y se desaproveche la alegría de la orgía. Los voceros desgañitados y TV3 perdiendo audiencia de forma alarmante. El CEO, igualmente optimista... mientras cobre, de cobrar,... aunque como no las tienen todas consigo porque la corrupción de CDC es inocultable, se unen a los de ERC (con 21 escaños) frente a los 50 de CDC. El engendro se llamó Junts pel sí, aunque otros lo llamaron Junts pel 3%, que finalmente también se quedaron cortos.
Total... para sacar 62 con ERC, los mismos que tenía en 2010, vaya un negocio. De esos 62, se decía, 32 pertenecían a CDC y 30 a ERC, es decir otros 20 escaños perdidos, y ya suman 32 escaños menos que cuando el astuto Artur tomó las riendas de la cosa. Además la CUP pide su cabeza, que le es entregada limpiamente, y el Tribunal Superior de Jusficia de Cataluña lo inhabilita. Y Puigdemont, un don nadie, lo ningunea, y la neoconvergencia, no quiere saber nada de él.

Para las siguientes elecciones catalanas los restos de CDC, pueden sacar 15 o 17 escaños. La antigua CDC, el nombre nuevo lo encuentro malsonante por flatulento, entrega la mitad de los que tenía, es decir, otros 15. En 5 años, el insigne Mas, el astuto, el maquiavelo catalán, la inteligencia personificada, la mente más preclara de Cataluña, se ha cagado su partido, su carrera dentro de él, la carrera de todos los chorizos que traía alrededor, que no eran pocos por lo que se va viendo y ha encumbrado a Junqueras, al que pensó que se lo podía comer de un bocado. Como si fuera fácil... ¡Qué ojo!

Pienso que una trayectoria tan poco errática de fracaso, debería ser reivindicada por gentes que se consideran antinacionalistas en general y antinacionalistas catalanes en particular, como es mi caso. Me veo en la obligación moral de pedir, a quién proceda, la des-in-habilitación de Mas, es decir su habilitación. No sabemos su suelo, aunque debe andar muy cercano al 0 absoluto. Denle la habilitación por unos años más y puede que deje arreglado en tema del independentismo catalán para otros 40 o 50 años que volverán con la tabarra recurrente... mientras tengan más riqueza que la media nacional..., que el nacionalismo se mide en Euros como bien sabe el PNV.

Además de la solicitud de des-in-habilitación de Mas, en base a la insistencia de sus chulescas actitudes que jamás han desdibujado su personaje como un perfecto adefesio y en base a su afán de logro y superación de un ridículo tapándolo con otro mayor, pido que se admita a trámite un estudio semántico, preferiblemente llevado a cabo por los técnicos de la Real Academia de la Lengua, por si procediera acuñar la expresión "la cota Mas" para significar la dificultad de alcanzar niveles cercanos a los logrados por nuestro personaje respecto a estulticia, insensatez y ensimismamiento político que puede sufrir un ser humano de apariencia normal.

Es cierto que ha dejado el pabellón muy alto... pero no hay que descartar, en el futuro, que algunos/as, incluso de la misma plaza de Sant Jaume, aspiren a arrebatarle la cota máxima de ridiculez que nuestro personaje ha logrado con tanto empeño y laboriosidad. Sé que se están entrenado y la cantera es grande. Nunca se sabe...
De momento conceptos como necedad, bajeza moral, ignorancia, ausencia del mínimo asomo de sentido común y otros no correrán riesgo de desuso en nuestro parloteo político diario... del que van desapareciendo, desgraciadamente, otros como probidad, decencia, entereza o integridad.

viernes, abril 21, 2017

Domingo de Resurrección

Fue el 16 de Abril de 2017, aunque recién estrenado. Hora entre las 0:40 y la 1:00. Noche de luna de llena a cuarto menguante, primaveral, unos 15º. Lugar, la no siempre pacífica ciudad de Astorga.
De vuelta a casa, con Elena, mi mujer, y después de pasear por el Centro, tomar unas cañas con sus correspondientes pinchos en el GPS y la Verja, saboreando y paladeando la preciosa noche, a la altura del Palacio nos cruzamos con un chico de complexión normal, andares y movimientos algo desacompasados y pelo negro más bien encaracolado, a cuerpo, con unos grandes cascos en los oídos y hablando alto, él solo, en castellano. Yo pensé que hablaba con alguien por teléfono, pero no, monologaba sobre el reparto del mundo entre materia y antimateria, que viene a ser una forma más elaborada del buenos y malos de toda la vida.

Casi inmediatamente después de cruzarnos, el cambió el sentido que llevaba y continuó detrás de nosotros, unos 100 metros, como desde el comienzo de la Catedral hasta el Aljibe. No paraba de hablar, muy alto, sobre cosas inconexas que daban vueltas alrededor de un tema central, que había que matar a todos los judíos porque eran los culpables de todo lo que estaba pasando… que tampoco explicó lo que era.

En el paso cebra del Aljibe al antes Árbol y ahora Día, se puso a nuestra altura. Lo miré insistente y amenazantemente con el puño cerrado que contenía la parte de una llave visible entre los dedos índice y anular. Esa mirada pretendía ser disuasoria. No hubo comentarios, él también me miró. Momentáneamente cayó y dio unos pasos atrás.

Tras el paso cebra, aceleramos nuestro, hasta entonces, plácido paseo. Nos seguía siguiendo a unos 10 o 12 pasos, con su monólogo tenebroso y ribeteado de Apocalipsis.

Íbamos nerviosos por la Avenida de Ponferrada, acera del Restaurante Las Murallas, Elena, más que yo. Doblamos en Oliegos y aceleramos aún más el paso para tratar de alejarlo. No fue posible.
Subiendo la cuesta, adelantamos a tres personas, dos mujeres y un hombre de unos treinta y tantos. Pensé que eso sería un freno para nuestro perseguidor, pero me equivoqué.

Llegamos a casa abrí la puerta y Elena entró. Yo me di la vuelta para encontrarme con él, que estaba muy cerca y, creo, con pretensiones entrar en nuestra casa. Di dos pasos, y a menos de un metro de él, le amenacé, ahora si verbalmente y con el puño en alto. Le dije que si daba un paso más de la hostia que le daba llegaba a la pared contraria, de la Escolapias. Lo repetí otra vez con más énfasis. Pasaron las tres personas recién adelantadas con mirada y cara de no meterse en líos.

Tenía una mirada ida, como quién mira a dos lugares distintos a la vez y sin estrabismo. Retrocedió 3 o 4 pasos. Me di la vuelta, entre en casa y cerré con llave.
Ya dentro de casa veíamos sus movimientos y oíamos sus voces enfrente de nuestra puerta de hierro y cristal traslúcido mientras olisqueba si había alguna otra forma de acceso, supongo. Quise salir de nuevo y poner fin a aquello, pero fui disuadido por Elena.

Llamó al 091, le pidieron la descripción del asaltante, se la dio y le comentaron que ya sabían de quién se trataba, que estuviera tranquila y que vendrían en un momento. Nuestro acosador, siguió merodeando por la casa unos 5 o 10 minutos, de forma que cuando llegaron los dos agentes de la Policía Nacional, aun se lo encontraron allí.

Me pidieron la documentación, se la di. Les conté lo que había pasado, trataron de tranquilizarme. El “presunto” que no llevaba DNI, les dijo llamarse Cesar y dos apellidos catalanes que no recuerdo. Dijo que había vivido en Barcelona y ahora vivía en la Calle del Pozo de Astorga. Mientras estaba contra la pared y lo cacheaban, continuaba con que a los judíos había que matarlos a todos, y que nos había seguido porque había visto nuestra mirada de judíos, y que los malhechores necesitaban un castigo. También identifico como judía la agente policía.

Nos dijeron que era inofensivo, que no iba armado, que no nos preocupáramos, y que en caso de haber algo, que llamáramos de  nuevo. Y a él, que se fuera para casa o que ellos lo iban a acompañar y que no saliera más en toda la noche.
Así acabó la noche de gloria que da paso al Domingo de Resurrección. Yo me tomé una copa y Elena se acostó vestida. Ella dice que por si acaso.

El día siguiente pasé por el Centro de Policía Nacional de las Murallas a enterarme de que había pasado finalmente. Una agente muy educada y correcta me dijo que ya lo conocían, que era de Barcelona, que había llegado hace más o menos un mes, que no pagaba en la pensión donde estaba y que ya había causado algún que otro incidente. Que no podían hacer nada… mientras no hubiera algo más serio, léase sangre, muerte, etc.

Que más quisieran ellos que poder hacer algo… pero parece ser que están atados de pies y manos, los Policías Nacionales, digo.

Todo esto cuando aún está tierno el caso de Denise en el Camino de Santiago, que tuvo lugar a escasos kms de donde esto ocurre.

La sabiduría popular, acuñada en refranes, tiene uno muy bueno para situaciones como esta. Y es: “De que muerto el burro, la cebada al rabo”… muy oído por estos lares.

Juan A. Cordero


Barcelona, 21 de Abril de 2017

El reventón del buenismo.

Otra vez ha pasado. En Paris. En los Campos Elíseos. Un policía muerto y varios heridos entre ellos, un turista. Otra vez, el criminal abatido era un viejo conocido de la policía francesa, Abu Yousif, el 'Belga', reivindicado por el EI, de 39 años, radicalizado, con un amplio historial delictivo, con robos, disparos a policías, etc. Había estado en la cárcel y no sé si habría salido por buen comportamiento… Sin comentarios.

Es decir, al igual que ocurrió con los atentados de Bruselas, en la discoteca Bataclán y en otros muchos atentados, nos empieza a ser desgraciadamente frecuente oír cómo, la policía nos cuenta que los conocía, los tenía fichados, estaban pendiente de expulsión, una larga retahíla de comentarios que dejan descarnada su impotencia para evitar lo que, al menos en parte, podría ser evitado.

Si la policía no actúa, teniendo los datos y la información relevante, hemos de pensar que algo se lo está impidiendo. Y este algo se llama buenismo, y lo gestionan los funcionarios de la corrección política que viene a ser la antesala del pensamiento único, bien por ausencia, por marginación o por aniquilación de cualquier pensamiento disidente. 

¿Cómo explicar la inacción de la policía ante delincuentes, terroristas y fanáticos convictos y confesos, sin la intervención de la decisión política? ¿Que prueba se tiene que probar para que un ladrón de un coche que dispara a dos policías que lo interceptan, que es por fin detenido y ya en la Comisaría, le roba el arma a otro y también lo hiere, esté detenido? Yo, y creo que alguno más, esto no lo entiendo.

Una especie de nuevo Leviatán parece que intenta la fusión de poderes que democráticamente habían sido separados. Es como si los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial se hubieran fusionado bajo la lógica buenista fundamentada en Rousseau y aplicada a machacamartillo. El buenismo político imperante, más propio, creo yo, de gente con ganas de quedar bien que con ideas profundas sobre lo que es el bien común, es rampante, contagioso y acrítico, pero exitoso, extendido y moderno. Al menos en estas latitudes del Estado del Bienestar y bienpensar, Como si fuera todo junto.

Más de un necio con pretensiones sigue probando con variantes de lo que Locke dejó escrito en 1609 “Si la realidad no coincide con mis palabras peor para la realidad”. Dicho de otra manera, que la realidad se retuerza tanto como sea necesario con tal de que se parezca a lo que yo digo que tiene que ser. Y no habría ningún problema en ello, si no fuera porque yo, y tú también, somos esa realidad retorcida con la que alguien juega a ver si nos parecemos a sus devaneos y modelos.

Por lo visto hay personajes que necesitan descargar su inutilidad como gestores públicos viendo y gestionando el dolor de los demás. Cualquier cosa antes que tocar los principios que los mecen, la corrección política que les da de comer y el impartir moral de los que están absolutamente seguros de su fe y su verdad.

Hemos pasado del “toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario” a “toda persona es inocente aunque se demuestre veinte veces lo contrario”. Eso supone cero riesgos en la aplicación de la Ley que desde el poder se administra, pero no es Ley, es chalaneo.

Y poco a poco se va descubriendo el juego, bien tramado por cierto, de la descalificación rápida del detractor. El abuso de los conceptos descalificadores crea anticuerpos, y cada vez ocasionan menos efectos. Llamar facha al que no piensa como “hay que pensar” no evita que haya gente piense como quiera, que lo exprese, y que se ponga por montera lo que digan de él. Y además, esto puede ir a más.

El buenismo vanguardia va a tener que ir dando pasos en dirección a la realidad. Va a tener que irse olvidando de forzar la realidad para que se parezca a sus conceptos e ir forzando sus conceptos para que se parezcan a la realidad. Asumir riesgos a equivocarse, tomar decisiones y ajustarlas a los contextos, sustituir lo providencial y absoluto por la heurística. Sin esos y otros cambios no se puede influir en lo real de forma efectiva, poco a poco, sin revoluciones ni a golpe de decretos.

Esta es la asignatura pendiente de nuestros bienpensantes buenistas oficiales si no quieren ver cómo va desapareciendo su ya exigua parroquia, cada vez más madura y desacomplejada.
¿Cómo explicar, sino, ese 43% de voto obrero hacia Marine Le Pen?
¿Seguiremos diciendo lo de siempre, que se han derechizado, y ya está?
¿Ningún análisis con algo más de altura para explicar la desaparición de la izquierda como referente obrero en Francia, por ejemplo?

Sin autocrítica, el buenismo oficial no hará otra cosa que seguir forzando las costuras democráticas, bastante debilitadas por la crisis, con temores serios y fundados de que pueda surgir un fuerte reventón. 

Juan A Cordero
Barcelona, 21 de Abril de 2017

lunes, abril 03, 2017

Qualsevol nit pot sortir el sol

Como todo el mundo sabe, el proceso catalán es la madre de todos los procesos que en el mundo han sido Ya saben, el mundo nos mira con atención y otras frases parecidas, más para la histeria que para la historia, que sus próceres nos han ido dejando en los últimos tiempos.

Muchas cosas se han dicho de este proceso, kafkiano o no, algunas incluso en contra de él, pero lo que no podrá negársele es la cantidad de miles y miles de expertos, asesores, hombres, mujeres y niños, pensionistas o medio-pensionistas, curas o ateos, sindicalistas, oficinistas, funcionarios, profesores, informadores, columnistas, historiadores, periodistas… Muchos, muchísimos han abrevado en sus bebederos, siempre cuidadosamente situados en los aledaños del 3 o 5%.

Es decir, compra masiva de neuronas de lo que se supone son las mentes privilegiadas de Cataluña, periodistas, propagandistas… copando los centros neurálgicos de la influencia, es decir, televisiones, radios, y púlpitos, con una única finalidad: ayudar a procesar, ya me entienden…
Otra cosa es la calidad de esas neuronas compradas, que visto lo que estamos viendo, parece ser que tenían algún tipo de deterioro estructural, o al menos, ser material low cost mayormente.

Los estrategas escogen el envite al Estado en el momento más favorable para ellos: la enorme crisis económica y también de corrupción que se recuerda en mucho tiempo. A ésta hay que añadirle una cierta y previsible inestabilidad en el Gobierno del Estado, que estuvo 231 días en funciones, etc.

¿Pero qué es lo que está pasando ahora?
Pues ocurre que la crisis está dando paso a tiempos económicamente mejores, y esto, parece ser la causa que hace perder fuelle a un independentismo impostado con el que  nos han estado mareando años y años mientras los nacio-delincuentes vivían opíparamente y se iban librando de los jueces, las investigaciones y las corrupciones. El discurso de las palabras y conceptos vacíos (la revolución de las sonrisas, que hay de malo en votar, derecho a decidir, la voz de un pueblo…) no aguanta las reglas, no ya del raciocinio o la lógica, sino del sentido común… que es fácil perderlo temporalmente, pero mas raro perderlo definitivamente.

Ojo. El independentismo real existe, no es 2%, cierto. Pero está muy lejos del 50% que  nos vendieron. Dejémoslo en un 20% sin maquillaje. ¿Un 30% de anti-todo, de CUPS, de corruptos convergentes, de votantes recién salidos de los IES patrióticos y patriotéricos y gran cantidad de gente vilmente engañada y manipulada en el odio contra España? Si. Yo creo que es una cifra aceptable. Al menos tanto como las que nos suele dar del CEO… y más barata de conseguir.

Y siendo así, ¿por qué el nacio-golpismo no empezado ya a  ir graduando la frenada?
Es posible, aunque no claro y rotundo, que lo estén haciendo ya. En público. Poco a poco, entre líneas. Hay visos al respecto. Veamos.

1.- Junqueras pide que la convocatoria de Referendum la firmen todos los miembros del Govern, y que no solo pringuen unos… que serán los inhabilitados. Vamos que sacrificios por la causa, los justos.

2.- Este mismo personaje elabora recientemente un discurso en donde se habla de mejoras de vida, niveles de democracia, bienestar social… pero no menciona la independencia de Cataluña.

3.- Ausencia de grandes acciones de respuesta popular (quema de bancos, cortes de avenidas, manifestaciones…) a las inhabilitaciones de Mas, Ortega, Rigau y Homs… más allá del enaltecimiento/autocar gratis/y bocadillo, delante del Palau de Justifica el día de autos.

4.- Descontento de muchos seguidores que se ha visto engañados por la falta de épico-ética de los héroes declarantes que derivaban sus responsabilidades en el voluntariado, el funcionariado o el yo no sabía que…, con la finalidad de salvar o proteger su propio trasero.

El problema es que en este cuento del proceso, nadie quiere ser el niño del cuento de Andersen y decir la verdad: el rey va desnudo. Y nadie quiere decirlo porque será devorado por las fauces hambrientas de esos cachorros que el nacio-golpismo lleva amamantando años y años. Este es el problema del lento deceso separatista.

Saturno devoró a su propio hijo,  pero nuestros mandarines, lejos de ser dioses o héroes, no sólo no pueden deshacerse de ellos, sino que tienen un miedo reverencial a ser por ellos deglutidos.

Y ahí tienen como un mediocre Rajoy para algunos, para mí no, viendo disolverse el azucarillo sin levantar la voz, ni mucho menos meter los tanques por la Diagonal de Barcelona, medida preferida por los nacio-golpistas... por lo de la épica y la sublevación del pueblo y esas cosas. Sin pestañear (bueno, es una broma, a veces pestañea, vale) y con los nacio-delincuentes y derivados batiéndose entre la inhabilitación y cárcel, retrocediendo y al borde del precipicio. Insultan cuando y cuanto pueden. Como el piojo que arrastrado por el agua del río, gritaba piojoso al que antes era su hogar y lugar dónde él parasitaba.

Todos sabemos lo que pasa, pero solo los niños pueden decirlo. Permítanme que termine este artículo con la cita de un niño, en este caso, un niño de 76 años: Jaume Sisa.

El día antes de los Santos Inocentes del 2016, el 27 de diciembre, Luis Hidalgo lo entrevistaba en El País. El autor de la bella canción “Qualsevol nit pot sortir el sol”, siempre ha sido un personaje sin pelos en la lengua y ha criticado al poder en tanto en cuanto poder, sea del color que sea. Dado que dentro de la cultureta nacionalista no cabía su Underground, en su momento, hace ya muchos años, se fue a vivir y a trabajar a Madrid y cambió su nombre por Ricardo Solfa.


Y hablando sobre la posible desobediencia de los catalanes respecto a obedecer o no las leyes dice “i quan li caigui la primera hòstia, tothom a menjar a casa i al llit aviat que demà obrim la botiga.” Creo que no necesita traducción. También creo que esta es la realidad. Una realidad con la que los independentistas cuentan… aunque no nos la cuenten.

Juan Antonio Cordero Alonso

Barcelona, 03/04/2017

miércoles, febrero 08, 2017

De Mas a menos

Anteayer 6 de Febrero de 2017, a las 9.00 comenzaba en el Palau de Justicia de Cataluña, el juicio a la astucia, estulticia, necedad, vileza y bobería de algunos protagonistas de 9N. No estaban todos. Yo fui a presenciar el espectáculo en directo, eso sí, sin estelada, que tampoco mi morbo da para tanto. Llegué caminando por la calle Almogàvars, Almogávares antes de la reivindicación del fet diferencial. Ésta calle, que toca con el Palau por su parte izquierda, confluye con el Paseo Lluís Companys, ya saben, el anterior, que estaba a tope.


En Lluis Companys 14, delante del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, una nube de esteladas, que nublaba el sol, esperaban a los héroes del 9N y del ‘prusés’, que son siempre los mismos porque Cataluña es un sitio muy pequeño donde, ellos, los que realmente mandan, son muy pocos, y los mayordomos, también, lo cual permite un control bastante efectivo de las voluntades... con dinero (público, claro) y control de los medios. Sí. De los medios públicos, que para eso tienen un mandato, dicen, y los medios privados, que para eso los riegan abundantemente con nuestros impuestos.


Digo que el espectáculo es digno de ser visto, igual que lo han sido los 11S de los últimos años. Tanta coreografía, tanta escenificación, tanto colorido, tanta organización, tanta consigna, tanta deslegitimación de las urnas… desde el puro y duro voluntariado es una labor muy compleja. Y vienen recuerdos a mi memoria, de lo que yo viví u otros más viejos, que me contaron como vividos: las exaltaciones fascistas de Franco en la plaza de Oriente u otras, con trenes y autobuses fletados desde provincias, gratis también. La diferencia es que aquellas tenían un claro vector político, que no se escondía.
Las exaltaciones de ahora nacen de corazones que laten con el mismo ritmo, con los mismos anhelos, en una especie de sopa de sonrisas o de confluencia cósmica tipo Leire Pajín. Todo de buen rollito, sin ir contra nadie, de camuflaje, vamos, vendiéndosenos como víctimas lo que solo son verdugos (los menos) y tontos útiles (los más).


Nos cuentan que había más de 40000 personas, cifra posible desde mi recuento particular que consistió en contar las esteladas, dividirlas por dos, y descontar a la baja una pequeña estimación (mancos, niños en cochecito, sillas de ruedas, etc.).
Majoritariamente jubilados y funcionarios. Los primeros no tenemos mucho que hacer, ya se sabe, y los segundos, parece ser…, tampoco. ¡Qué importan unos servicios cerrados frente a la épica de las banderas, familiarizados con la voladura del sistema sanitario o el adoctrinamiento del sistema educativo! Minucias. Muchos autocares de fuera de Barcelona, supongo que gratis, como se hacen estas cosas de exaltación nacional, es decir que también las pago yo. Y tu.


Ah. No. No estaban intimidando el poder que la democracia atribuye a los jueces, ni pretendían unos jueces doblegados. No. Pasaban por allí y dijeron, pues vamos a ver al Mas, Rigau y Ortega y echamos unas in… inde… indepen… dencias mientras los juzgan. Está TV3, Cataluña Radio un largo etc… y a lo mejor nos sacan por la tele. Cantaremos con Lluis Llach una canción que creo que se llama L’estaca para intentar poner la moviola en 1968, cuando el fascio en España comenzaba a romperse. Pero no. Intimidar, no.


Llegaron los imputados, seguidos de otros muchos más, que por lo visto también quisieran ser juzgados… pero que no caben en la sala. ¡Qué se le va a hacer! Poco a poco.
Disfrutaron del paseillo. Mas con su impostada sonrisa mandibulada, al lado Puigdemont, con su look de Beatle, hoy peinado, y sus dos mujeres, a los lados. Detrás, en el centro, la cabeza con brillantina del ministro de asuntos exteriores de Cataluña, si, el de los aviones, y a la izquierda, Junqueras, que es contado como uno, porque se cuentan las cabezas, no el volumen.


Unas escaleras separan la acera del Paseo de la puerta del Tribunal de Justicia. Llegan con retraso de astucia con coartada: ellos venían… pero las multitudes han dificultado la llegada. Vale.
Fin del año del baño de multitudes. Se acabó la épica.


Ya dentro, por dos veces, Más fue llamado al orden por el Juez. Una para decirle que él no tenía que hacer preguntas a nadie ni podía elaborar ningún discurso, mitin, cuento o historia. Que estaba allí como acusado y no como presidente de nada. Otra para corregirlo. Mas, haciendo uso de su derecho, dijo que solo contestaría a las preguntas del abogado defensor y del Juez. Éste le dijo que él, el Juez, no tenía nada que preguntarle.


Por lo que parece, los abogados de la defensa se emplean a fondo, y sus preguntas buscaban el cuerpo a cuerpo como los boxeadores que van perdiendo a los puntos pero no quieren un KO. Se trata de politizar el juicio y de tratar de eludir responsabilidades de tipo penal. Pero parece que el intento de dejar limpia a la Administración y pasar la responsabilidad primero al Voluntariado y después a los Directores, como custodios de los propios Centros,… está complicado.
No dar órdenes por escrito, significa tener conciencia de la ilegalidad de la orden pero no querer asumir los costos de ejecutarla. Para eso están los voluntarios, para librar a nuestros astutos políticos de la responsabilidad penal de sus acciones. Y ellos, los voluntas, tan contentos. Los absolutistas españoles de 1814, contrarios a la constitución de 1812, y los nacionalistas de 2017, que rechazan la Constitución de 1978, juntos gritando ¡¡¡Vivan las caenas!!!
Si no hay órdenes por escrito, y se dan órdenes orales que no han sido cumplidas, ¿por que no ha actuado de oficio la Administración?. Esa es la ilegalidad.


Respecto a las respuestas, ya no queda ni una gota de la épica de una hora antes, ni de ningún tipo de ética. Que si yo no sabía interpretar la orden del TC, que si no sabíamos que desobedecíamos, que si nosotros no queríamos hacer algo ilegal, que no me dijeron que la ley había que cumplirla, que si la abuela fuma porros…
Cuánto me gustaría que los humoristas, tomando como fuente de inspiración estas respuestas absurdas, pudieran inspirarse y darnos sus pinceladas de humor a este material tan verdaderamente valioso como chanza.


Oír decir al ex-presidente de la Generalitat que ostentó la más alta representación ordinaria del Estado en Cataluña, que no sabe interpretar la orden del TC, y que pide una aclaración al respecto, es como si un conductor pidiera a Tráfico que le explicara lo que significa el número 80 en negro dentro de un círculo blanco de borde rojo que aparece sobre un RECUERDE, en una carretera. Y ya, si esperas que Tráfico te libere de la multa de incumplir el límite 80 km/h en base a la aclaración que le has pedido, es que vives en un universo paralelo del que ya estás muy, pero muy, alejado. Tanto, que de hecho, cualquier desconexión sería insustancial.


Y ahora, que nos lo cuenten. Ojo. Aviso.
Si al ejército de periodistas catalanes con poder y a favor de la secesión como intelectuales independentistas, les sumamos los “a nómina” de la subvención (los 12 medios del editorial conjunto: La Vanguardia, El Periódico de Catalunya, Avui, El Punt, Segre, Diari de Tarragona, La Mañana, Diari de Girona, Regió 7, El Nou 9, Diari de Sabadell y Diari de Terrassa) y alguno nuevo como el Nacional, les añadimos los Torribas, Bassas, Cunites, Raholas, Mikimotos con mando en plaza en Cataluña, y le agregamos los equidistantes, tipo ni Rajoy ni Mas, pero ejercientes en Madrid, de la órbita de la Ser u otras, no favorables a la independencia de Cataluña… pero tampoco netamente contrarios, como Niergas, Francinos u otros como Évoles, Buenafuentes, Julianas, etc, al final tenemos muchos.
Son muchos los pájaros en el nido con la boca abierta, y la de sus hijos, y sus plumillas cuidan mucho lo que escriben mientras esperan el maná publicitario o subvencionado o guardan una silla para el futuro.


Ya, ya sé que afortunadamente no son todos. Y me alegro de que cada vez sean menos… o que relativamente sean más los que levantan la voz frente al nacioseparatismo. Ahí está Crónica Global, creciendo a muy buen ritmo fuera del pesebre, de la adulación, del mirar para otro lado, de la genuflexión y de la subvención. Un pulmón de aire fresco desde la putrefacta, mediáticamente hablando, Barcelona. Y otros muchos que también han dado la cara, claro que si. Arcadi, Boadella, Cárdenas, Anna Grau, Sardà, etc. Para TV3 y el establisment, éstos últimos y algunos de los anteriores por tibios, son considerados malos catalanes, de los que no entrarán en el Reino de los Cielos. Bueno.


Pues bien. En una buena medida, el periodismo catalán (desde el más duro y local, al más “progre”) sigue situado en la editorial conjunta actualizada, que es: “Todo lo que haga el Estado (hoy Rajoy, mañana ve a saber…) al respecto de Cataluña lo convierte en una fábrica de independentistas”. Es como una consigna compartida, como una amenaza, como el famoso editorial, y suena a aquello de ‘... a partir de ahora todo lo que digas puede ser utilizado en tu contra...’. Es su manera de intentar neutralizar por inacción al enemigo: el Estado democrático. No hagas nada, no digas nada, no apliques la ley, que eso los puede exaltar más. Lo inventó, gestionó y rentabilizó muy bien Pujol, pero no sus albaceas, que no hacen más que cacarearlo cuando se les acaba el recorrido tópico y gallináceo de su discurso, que suele ser más pronto que tarde. En cuanto oyen algo que no desean, o que no pueden rebatir, cae como una losa la acusación de ser una fábrica de independentistas.


Buen intento… pero ya no cuela.


Que se aplique la ley y que salgan los independentistas que quieran y de donde quieran, que ya volverán a entrar al mismo sitio de donde salieron. Nos sobra la legitimidad que a ellos les falta.


Juan Antonio Cordero

viernes, enero 13, 2017

Una teoría sobre el nacionalismo catalán

Reconozco que este escrito puede resultar algo especulativo. Digo esto para evitar su lectura a quién tenga ocupaciones más importantes que las de leer algo sobre el nacionalismo catalán basado en indicios, opiniones, hipótesis y teorías...
En la postverdad que vivimos, los hechos y los actos, parece que importan menos que las creencias y las emociones, pero aún así considero un deber luchar contra ese pesimismo.
Karmiloff-Smith, A e Inhelder, B., discípulos de Piaget, padre del cognitivismo psicológico como una de las corrientes de pensamiento que más ha influido en la educación europea en los últimos 50 años, propusieron una sentencia que, seguramente, trataba de superar el falsacionismo de Karl Popper y algunos discípulos como Lakatos... que lo dejaremos para otro día...
La frase es: 'Si quieres avanzar, hazte una teoría' (if you want to go ahead, get a theory). Es decir, cuando la teoría comienza a ser insuficiente para explicar hechos palpables, nuevos o no, hay que buscar otra teoría que, al menos, intente dar explicaciones sobre esas evidencias.
Esto es lo que pretendo. Contrastar antiguas y vigentes ideas sobre el nacionalismo del que no sabemos si es una realidad consistente o un conjunto de mentiras repetidas muchas veces. Fue Goebbels quien dijo aquello de que 'una mentira repetida miles de veces se  convierte en una verdad'. Hoy sabemos que Goebbels no tenía razón y lo que lo nacis repitieron y repitieron... finalmente no cuajó. Eso nos da ánimos.
Ya conocemos la teoría oficial del nacionalismo (catalán... u otro)... porque nos la han contado muchas veces. Nosotros somos distintos (eso suele ser mejores, más altos, más cultos, más ricos, más rubios, etc.) y los otros (los no nosotros) nos odian, nos roban y nos quieren anular y tenemos que defendernos de ellos preventivamente. Pero esa teoría no explica, por ejemplo, el enorme latrocinio de los Pujol and company, que fue el padre de la criatura. Que el gran estafador se inventará el 'Espanya ens roba' cuando era él el que nos robaba, cae fuera de la teoría oficial del nacionalismo. Hay evidencias que necesitan otros enfoques.
Frente a esta, yo mantengo la teoría de que en la trastienda del nacio-secesionismo lo que más hay es dinero público y miedo. Puede haber más cosas pero no en la misma cantidad. Y de entre todos los tipos de miedo que podríamos enumerar (a la muerte, a lo desconocido, al fracaso o al ridículo… (lo dejo ya porque la lista es casi infinita), el miedo de los gestores del nacio-secesionismo, creo que es un miedo, digamos, del tipo ‘agárrame que lo mato’… tan español, por otra parte. No puedo explicarme tanta bravura ahora y tan poca cuando los costos no eran nulos.
A veces me recuerda escenas cotidianas de las que cualquiera puede haber disfrutado y que, a veces, incitan a la reflexión.
Ayer paseaba por la playa de Barcelona disfrutando de un día casi primaveral. Parece que, a Dios gracias, los de Colaudemos del Ayuntamiento aún no controlan el Clima, aunque sé de buenas tintas  que andan en ello. No todo va a ser zafiedaz, provincianismo y ocupas en esta bonita ciudad.
La playa, que si la controlan, está llena de felices perros utilizados por sus amos y amas para romper el hielo, comenzar a socializar, para ligar, para hacer terapia o para lo que quieran. Para esto el perro es el amigo del hombre y de la mujer. Desde que Errejón, ese niño de bien, burgués, según Vestringe, descubrió recientemente el derecho de los perros, andamos algo soliviantados y nerviosos mientras esperamos colegios para perros, que deberían obtener los mejores en los resultados de la OCDE en Pruebas PISA para perros… En parte por ser los mejor escolarizados del mundo.
El caso es que con tanto perro por la playa, no es difícil observar cómo, a veces, cuando dos perros, uno caniche y otro grande, se cruzan mientras ambos van cogidos por las correas de sus respectivos amos/as, el pequeño ladra con furia al grande. Esos ladridos, tan insistentes como molestos, yo creo que guardan relación con el hecho de que el perro pequeño se sabe protegido por su amo/a, que para eso lo lleva atado, pero sobre todo, porque sabe que el grande también está atado. Creo que al ver atado al grande se le activa un plus de agresividad, con el consiguiente subidón de adrenalina, que los perros también tienen de eso. Así, supongo, queda bien el perro ante sí mismo en su ¿perrería u hombría? con costo 0. El instinto es muy inteligente.
No sé yo lo que pasaría, si ambos perros, grande y pequeño, se vieran sueltos en campo abierto, uno y otro sin correas ni amos/as, pero lo más probable es que el perro chico disimulara e hiciera mutis por el foro.
¿Cuál sería la explicación de ambos comportamientos perrunos? Yo lo veo claro, en el primer caso no existe el miedo y en el segundo sí. Cuando no hay miedo podemos elaborar grandes y elocuentes series de argumentaciones y de racionalidad sobre la explicación de las cosas, incluso, simular y llegarnos a creer grandes héroes, como David frente a Goliat... pero con Goliat atado. Cuando hay  miedo las neuronas de nuestro neocortex parecen cortocircuitadas y ponemos en funcionamiento mecanismos más útiles para nuestra supervivencia mamífera, que nos homologa con los perros: la lucha o la huida.
¿Cuánto tiempo llevan hablando de la Independencia los nacio-secesionistas? ¿Cuántos 11-S y declaraciones sobre la Independencia de Cataluña? ¿A qué están esperando, total, si lo harán unilateralmente? ¿Por qué no salen de una vez al balcón de la Generalitat y declaran la Independencia de Cataluña? ¿Por qué no firman el dichoso Decreto de Independencia de una santa vez, dejan de marear la perdiz y se ponen a hacer algo, e incluso, a hacer nada? ¿A qué viene tanta astucia y cuidado en las formas para no ser pillados fuera de la Ley?
Yo creo que mucho largar y mucho decir en esa zona de seguridad, donde no pasará nada gracias a nuestra legalidad tan garantista, democracia se llama. Así han llegado al límite, y después del límite, claro hay que aplicar la legalidad. Y ahí están.
El número de escaños del Parlament de Cataluña son 135. La mayoría absoluta 68. El 2010 CiU más ERC tenían 72 escaños, mayoría absoluta. En 2012, los mismos partidos sumaban 71 escaños, mayoría absoluta también. En 2015, Junts pel Si (Ciu más ERC) tienen 62.
Y ahora, con 62… ¿les entran las prisas por la desconexión? Y culpabilizan a los de la CUP del fracaso del proceso. Justo ahora que no tienen mayoría absoluta. No me digan que no es sorprendente… a menos que les ocurra lo que al perro pequeño en terreno abierto y sin correa el grande, y prefieren que sea otro el que asuma los costes de ponerle el cascabel al gato. ¿Ahora que no pueden hacerlo es cuando quieren hacerlo y no querían hacerlo cuando si podían? Eso no me cuadra.
Si puedo pensar que la lucha oculta se dé para controlar los hombres/mujeres de paja de primera fila, los firma decretos complicados utilizarlos como infantería y fuerza de choque. Parece que estos peones de primera línea son fichados como arribistas supuestamente manejables… pero acaban dándose cuenta de la jugada y van declinando la oferta de ejercer de cascabelero. Esa creo yo que es la astucia: si hay bofetones en forma de inhabilitaciones,  multas o cárcel... (que es lo más probable) que los reciba otro. La astucia no es para engañar al contrincante, sino para engañar al que les vota, ocultando el feo acto de ocultarse detrás de la barrera y que otros den la cara. La lucha es por la Secretaría General, por el control del partido, movimiento o lo que sea. Poder sin riesgos. Una sala de máquinas a resguardo, en el ángulo muerto de la acción penal. Lo expresó hace años muy claro otro nacionalista, Arzallus, unos mueven el árbol y otros recogen las nueces.
Un Junqueras muy emocionado, decía, casi entre gemidos, ‘hagámoslo ya… porfa’... , cuando quien tenía que dar la cara era Mas. Pero ahora, que ‘loqueseacat’ está de rebajas y el Number One es él… casi se ha quedado mudo al respecto. No me lo explico, cuando ha asumido que le puede tocar a él lo de dar la cara, ahora, no dice nada cómo lo hará. Ahora, habla mucho con Soraya, parece y está muy preocupado por la economía... que lo absorbe. ¿Antes de ser el Nº1… no estaba preocupado por la economía? Mejor ahora, claro.
Mas se abrió, al lado eso sí, cuando la CUP le encomendó su hoja de ruta, la de la CUP, es decir, que el siguiente paso que tenía que dar era firmar el Decreto de Independencia.  Fue y puso a Puigdemont para que lo diera, como quién pone a alguien de parachoque, despistado como venía de Gerona y, a priori, manejable. Él quedaba al lado, para retornar o no, en base a como saliera la jugada… pero sin el costo de la inhabilitación... u otros peores.
Puigdemont, una vez saboreadas las mieles que le exigía su ego, dice que tampoco, que no es un kamikaze, que nanai, que sea otro el del cascabel. Que él se va en 2017.
Ah, y la Munté, esa independentista amamantada a las ubres de la UGT de, otro independentista y asturiano, Josep Maria Alvarez, también anda con el si pero no o el no pero si. Bueno, aún le queda tiempo para fijar su postura definitiva que será, seguramente, ni o so. O sea, todos en núcleo duro... de no poner la cara para que te la puedan romper sin renunciar al heroísmo del perro pequeño que vi ladrar al grande, atado, por la playa.
Tal como lo veo yo, mi teoría, es que una cosa es querer enardecer astutamente a las masas y ponerlas por delante, de parapeto de la responsabilidad penal y otra firmar Decretos de Independencia. Lástima que no puedan firmarlo los miles de personas de Meridiana en el último 11-S. Lo digo, a sabiendas de que puedo estarles dando ideas a los astutos, que, aparte del ridículo, están haciendo leyes de desconexión (porque desobediencia sería delito... sigue el miedo) en secreto para que no sean impugnables. Sabemos que le interesa un bledo la opinión pública que no coincida con la publicada de TV3, pero ¿harán votar a los parlamentarios una ley cuyos contenidos sean desconocidos para la oposición?  
Señores nacio-secesionistas, después de todo lo que llevan haciendo en los últimos 35 años, no se paren en detalles. Ya nos conocemos todos. Los suyos, cada vez menos, seguirán felizmente reforzados en su baja autoestima y también engañados. Llamen a las cosas por su nombre y sean consecuentes con ellas... o acaben. Dejen de aburrirnos con sus cuentos, que tenemos cosas mejores que hacer que estar mirándole el ombligo todos los días y a todas las horas.
Y un par de cosas más para acabar. El Tribunal Constitucional alemán niega a Baviera un referéndum independentista, e Italia hizo lo mismo, primero con la Liga Norte, y ahora con El Veneto. Ya. Ya sé que Matteo Salvini les apoya como también apoya a Marine Le Pen, y que celebró públicamente el Brexit y la elección de Trump. Espero que estas noticias que vienen de Europa no les agüen aún más la fiesta. Muchos ciudadanos, entre los que me incluyo, nos alegramos de estas sentencias porque ayudan a que se cumplan legalidades de amplio consenso frente a grupúsculos reaccionarios y antítodo, porque les quitan la máscara y les dejan como el perro chico de ladrido calculado y porque nos anclan más a Europa.
Están muy desacreditados. Les faltan cartas para haber pedido un órdago de boca pequeña y les sobra corrupción. Van de farol. Europa, no.
La Cabalgata de Reyes les ha explotado en la boca y Ómnium Cultural y ERC (al menos una parte), incluso TV3, más listos, han puesto pies en polvorosa, porque meter a los niños por el medio el 5 de Enero, por muy Vic que sea el lugar escogido y salir airoso exige una finessa  de la que Ustedes carecen. Solo conocen el trazo gordo y basto, el atropello y la soberbia. Ni tan siquiera son astutos. Son ignorantes. Esta ha sido la última conocida… pero el descrédito lo han ido ganando poco a poco: Noqueo de Junqueras ante Borrell sobre Balanzas Fiscales, su homologación con los políticos más xenófobos y racistas de Europa según Político, que vota Puigdemont junto a Wilders, o el polaco Jaroslaw Kaczynski, el italiano Beppe Grillo, Sarkozy, Martin Selmayr… y un etcétera tan largo que haría inviable este artículo.
Sigan jugando con los que decidan seguir siendo sus juguetes mientras ustedes viven del cuento porque no tienen nada que ofrecer, excepto a sus santos votantes.
Sigan con la juerga… pero páguensela ustedes mismos a escote y déjennos en paz.
Juan A. Cordero