martes, julio 25, 2017

OK.

El aguerrido soldado, o capitán general, Oriol Junqueras, aunque a veces le invada la emoción y se le quiebre la voz pensando en la Independencia de Cataluña, ha declarado en alguna prensa del movimiento procesal (El Punt Avui y El Nacional.cat) que con los "más de dos millones de personas" que votaron en la consulta soberanista del 2014, la posible sanción de más de 5 millones de Euros por gastos en la cosa del 9N representaría 2'1 euros por voto y persona, ante lo que ha añadido que él no duda de que "aquellos que participaron en la votación" estarán "más que satisfechos de aportar esta cantidad".

Incluso, y esto se lo propongo yo a modo de sugerencia gratuita, ¿por qué no decir que votaron más de 4 millones en el 9N y así tocarían a poco más de 1 Euro? Y si decidieran que votaron más de 8 millones, lo que tendrían que pagar sería un medio eurillo? ¿Qué os detiene, u os frena, la realidad? No me lo puedo creer.

¿Desde cuando os importa otra realidad que no sea la que va saliendo improvisadamente de vuestros delirios, o de los latrocinios planificados, pautados y ocultados en paraísos fiscales o de las demandas de líquido de vuestras carteras? ¿Creéis que sería exagerado lo de los 8 millones? Pero si lleváis confundiendo más de 30 años lo que sois y lo que queréis ser. ¿A que viene tanta cautela? ¿Pensáis que podéis perder credibilidad? Pero si acabasteis con ella hace mucho tiempo y los parroquianos que os quedan son mayoritariamente jóvenes o menos adoctrinados, funcionarios agradecidos, collas subvencionadas, TV3 y adláteres y cada vez menos despistados.

Insisto, para lo poco que pinta en vuestro marco conceptual la realidad, haríais mejor decidiendo que votaron 8 millones. Virtualmente, que es este el terreno que domináis, tocarán a menos. Ah, un pequeño problema real. No pagarían todos los que vosotros decidáis, solo los entusiastas del Golpe…, pero bueno,  si cuela, cuela y de paso podéis seguir manteniendo el pabellón a la altura de Puigdemont, que no es mucha, dicho sea de paso.

Yo estoy totalmente de acuerdo en que las juergas de los indepes se las paguen los indepes, como en las despedidas de soltero. ¿Cómo voy a oponerme a tal cuestión? Cada uno hace con su dinero lo que quiere.
Lo malo, y punible, es meter la mano en la caja de los impuestos que pagamos todos para sanidad, pensiones, educación y seguridad, para arreglarle la vida a unos cuantos, a los que viven al rebufo del poder regional, a los que han montado su vida y la de sus familias al calor de las comisiones, los porcentajes, las subvenciones y los puestos de libre elección, a los chorizos que han robado y que ven en la Independencia una solución a sus situaciones penales.

También sugiero que todas las embajadas de Cataluña en el extranjero orientadas a internacionalizar el conflicto catalán creado por vosotros, la paguen los estusiastas e inocentes… porque de ellos es el reino de los cielos. Y también los gastos de TV3, y el sueldo de la Terribas, y la subvenciones al Grupo Godo, y las subvenciones y trapicheos de las Emisoras de Mikimoto (toda una vida alrededor del chollo -TV3, Catalunya Ràdio, Flaix FM y Ràdio Flaixbac-), y Omniun Cultural, y la ANC, y toda la cultureta regional, y a la mayoritaria prensa de régimen, y los videos propagandísticos, y los viajes y las comitivas para vender humo y… dejo la lista, porque no se ha de ser un lector muy avezado para darse cuenta de que no dispongo de espacio suficiente… por mucho que éste sea.

No nos hagan pagar las derivadas de la factoría de odio que están creando en Cataluña para intentar parar las tropelías y juergas de unos sátrapas que, mientras con el índice de la mano izquierda señalaban la bandera, robaban a espuertas con la siniestra derecha. Mano.

Pueden censar a sus seguidores y voluntarios, en eso no hay problema y tampoco es ilegal. Supongo que desde el 9N los deben de tener (dos palabras), los datos, digo, pero si no los tienen, en la próxima manifestación del 11S, pueden pedirle a los tropecientos millones de entregados a la causa, que mientras les sacan las fotos que darán la vuelta al mundo que nos mira, les vayan rellenando las X para solidarizarse con los mequetrefes y ladrones y que así puedan irse de rositas y salir libres de polvo y paja de todas sus fechorías.

Sarna con gusto no pica, pero sin él, sí.

Juan Antonio Cordero